Citibanamex recorta a 0.2% crecimiento; da empujón hacia recesión

El crecimiento económico del país se estancó durante el primer trimestre del año y para el segundo se espera una disminución de 0.1 por ciento, según datos de Citibanamex, con lo que anticiparía una recesión económica, luego de una década.

El debate entre analistas se centra en este tema; mientras algunos mencionan que la economía del país está a nada de caer en una recesión, no vista desde la crisis de 2008-2009, otros señalan que es muy pronto para que eso suceda.

En los primeros tres meses del año se observó una caída en el Producto Interno Bruto (PIB) de 0.2 por ciento, y según los analistas, se espera que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) confirme sus previsiones respecto a un segundo rebote de la economía.

Otro de los factores que inciden en ese pronóstico es la escasa generación de empleos, que alcanzó apenas 289 mil emplazas formales en la primera mitad del año, el peor desempeño de este indicador en 10 años, cuando la creación neta de fuentes de trabajo fue negativa.

Además, la inversión se contrajo 2.1 por ciento anual en el periodo de enero a abril y continúan debilitándose, de acuerdo a la más reciente encuesta mensual a empresas, publicada por el Inegi.

Destacó que la caída extraordinaria de la producción industrial en mayo, cuando retrocedió 2.1 por ciento mensual, y la cual fue la más pronunciada desde enero de 2009 y se observó de manera generalizada a nivel sectorial.

Para su previsión anual, Citibanamex también recortó la expectativa de crecimiento, al pasarla de 0.9 a 0.2 por ciento, lo cual la coloca como la perspectiva más baja de todas las instituciones financieras, nacionales e internacionales.

En su análisis, señaló que la disminución en su expectativa se debe a que la recuperación económica interna no se materializó, pues la creación de empleos fue débil, la inversión se desaceleró y la producción industrial también disminuyó.

Mencionó que hay factores, como el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, que afectarán en el crecimiento económico esperado para este año.

“Parecería que el débil crecimiento está aquí para quedarse. El mes pasado argumentamos que las perspectivas para el crecimiento de la economía mexicana han venido disminuyendo, especialmente en los últimos seis meses, resultado de una elevada incertidumbre por fuentes tanto globales como internas”, refirió.

Asimismo, resaltó, afecta el ámbito externo, debido a las preocupaciones por las relaciones entre Estados Unidos y China, y si los conflictos comerciales en general continúan pesando sobre las perspectivas para el crecimiento mundial.

Por otra parte, si bien la Asociación de Bancos de México (ABM) no quiso ahondar en este tema, el presidente del organismo, Luis Niño de Rivera, reconoció que se ha observado que en las carteras de crédito a grandes empresas y Pymes comienzan a reflejar un menor crecimiento.

No obstante, señaló que hasta el momento no se ha reflejado un deterioro en la morosidad de los clientes, pero se trata de un tema que está cuidándose por parte del sector bancario como parte del manejo de riesgo de su negocio.

Para el vicepresidente de la ABM, Enrique Zorrilla, comentó que la banca mantiene su oferta de crédito, pese al escenario de desaceleración que enfrenta la economía, y explicó que las condiciones son muy distintas a los tiempos de crisis que se han vivido en el país.

Mientras que el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (Imef) también ajustó a la baja su estimación de crecimiento, para ubicarla en un rango de 1.2 a 0.9 por ciento para 2019 y de 1.8 a 1.5 por ciento para 2020.

El Dato: La institución precisa que la creación de 289 mil empleos en la primera mitad del año es decepcionante; el peor desde la crisis de 2008-2009.
Fernando López Macari, presidente del organismo, mencionó que la cancelación de proyectos en infraestructura, la incertidumbre que prevalece en los inversionistas y la falta de confianza en el consumidor son elementos que orillan a un menor crecimiento económico.

En tanto, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), coincidió en que, si el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador no toma las decisiones correctas que generen certidumbre en lo que resta del año, México puede crecer entre 0.50 y 0.75 por ciento.

Gustavo de Hoyos, presidente de Coparmex apuntó que el “talón de Aquiles” del Gobierno es el sector energético.

La Razon

0 comentarios

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *