“Es de la misma línea que Urzúa”

Líder del IMEF opina del relevo en Hacienda

El nombramiento del Dr. Arturo Herrera Gutiérrez como nuevo secretario de Hacienda tiene, entre otras cosas positivas, la posibilidad de que él pueda “refrescar” las relaciones entre esa dependencia y los distintos actores de la vida económica del país, que habían venido desgastándose durante la gestión de Carlos Urzúa Macías, afirma el presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Fernando López Macari.

En este sentido, el doctor Herrera es más hábil, tiene más pericia política y eso puede ayudar mucho en estos momentos, dice el directivo.

Añade que el nuevo funcionario tiene la capacidad técnica, el reconocimiento de los mercados y la formación necesaria para ser un interlocutor válido ante los distintos actores del mercado, como las calificadoras, los fondos de inversión y los propios inversionistas.

Consecuencias
Reconoce que la renuncia del secretario de Hacienda tiene consecuencias “más de forma que de fondo”, aunque si habría afectaciones sobre todo en las revisiones que están haciendo las calificadoras sobre el grado de inversión en el país y que claramente están ligadas con la renuncia de Urzúa, dice López Macari.

El directivo recuerda que las preocupaciones de las calificadoras giran en torno a la implementación de las políticas sociales de López Obrador y su impacto en las finanzas públicas, así como la realización de obras de infraestructura de alta envergadura, como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el Corredor Transístmico.

No obstante, señala el entrevistado, los mercados están tranquilos con el ascenso de Herrera Gutiérrez, porque “es de la misma línea que Urzúa”.

¿Cómo pueden estar tranquilos con este nombramiento, si el nuevo secretario tiene las mismas ideas que su antecesor, quien no pudo imponer su visión de la hacienda pública en el gobierno de López Obrador?, pregunta el Diario. ¿Podrá él cambiar las cosas y convencer a los demás de su visión de las finanzas?

La llegada de Herrera Gutiérrez a la SHCP no necesariamente implica que vayan a cambiar las cosas, responde López Macari, “pero sí representa la posibilidad de que él pueda refrescar la relación de esa dependencia con los demás funcionarios y empezar de nuevo a construir puentes con las diversas instancias y en particular con la banca de desarrollo y los grandes organismos gubernamentales”.

Añade que Urzúa Macías “venía de un desgaste muy fuerte relacionado con los recortes presupuestales, el compromiso de mantener la disciplina fiscal y el superávit primario, prioridades del presidente, y eso tal vez pudo ocasionar fricciones entre Urzúa y funcionarios de diversos niveles del gobierno”.

El caso más evidente fue la renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección del IMSS, dice el directivo.

Precisa que la salida de Carlos Urzúa impacta más en la forma que en el fondo y en este sentido, explica, los movimientos del dólar y de la bolsa de valores, luego de la renuncia, fueron consecuencia de la propia difusión de la noticia, “pero cuando vino la sustitución se calmaron los mercados”.

Al hablar de la carta de renuncia de Urzúa, López Macari señala que ese documento, empero, revela la existencia de conflictos de interés dentro de la Secretaría de Hacienda, evidencia los enfrentamientos de fuerzas políticas dentro del propio gabinete y cuestiona la capacidad técnica de los funcionarios de esa dependencia, que son los factores que, según nuestro punto de vista, dice, “más nos han impactado en el IMEF”.—HERNÁN CASARES CÁMARA

Diario de Yucatan

0 comentarios

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *