El IMEF reduce su previsión de crecimiento económico de 1.4 a 1.2%

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Por tercera ocasión consecutiva, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) redujo su previsión de crecimiento económico del país, de 1.4% a 1.2% para el presente año.

De acuerdo con el organismo encabezado por Fernando López Macari, es necesario generar confianza para que el sector privado active y reactive sus proyectos de inversión, que la incertidumbre política mexicana provoca que se pospongan cuando hay elecciones presidenciales.
El IMEF señaló que los pronósticos de crecimiento para este año se han venido revisando sistemáticamente a la baja ante la combinación de una desaceleración global exacerbada por diversos riesgos geopolíticos, así como los eventos transitorios que restaron actividad económica durante el primer trimestre del año.

Destacó el desabasto de combustibles, las huelgas de la industria maquiladora en Tamaulipas y el bloqueo de las vías férreas en Michoacán. En adición a esta coyuntura, ahora México enfrenta dos temas que están contribuyendo a la desaceleración del crecimiento de este año: la suspensión de obras de construcción en la Ciudad de México y la actitud de desconfianza e incertidumbre para invertir por parte del sector privado.
Por si fuera poco, recordó que las recientes acciones y comentarios de las calificadoras dejan ver que el país puede estar en riesgo de perder el grado de inversión si no se cambia el curso, especialmente en el sector energético, “lo que tendría consecuencias muy negativas para nuestra economía”.

Recordó que el 5 de junio, Fitch Ratings recortó la calificación de la deuda soberana de México de “BBB+” a “BBB” y modificó su perspectiva de “negativa” a “estable”, mientras Moody’s Investors Service modificó su perspectiva de “estable” a “negativa”.

Adicionalmente, el 7 de junio Moody’s cambió la perspectiva de la calificación de Pemex (“A3”), así como la de siete bancos y la del IPAB, de “estable” a “negativa”, por considerar que las políticas gubernamentales están afectando la confianza de los inversionistas y desacelerando el crecimiento económico. Los bancos afectados fueron BBVA, Banorte, Santander, Citibanamex, Banobras, Nafin y Bancomext.

Proceso

0 comentarios

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *