IMEF ajusta a la baja previsión para el PIB de este año

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) redujo su pronóstico de crecimiento económico para 2019 a 1.4%, luego de haberlo mantenido tres meses consecutivos en 1.5%, y dejó en 1.8% su estimado para 2020 por tercera ocasión seguida.

El presidente del IMEF, Fernando López Macari, explicó que el ajuste a la baja para este año obedece a que el crecimiento económico del primer trimestre mostró la moderación del primer año de gobierno, a lo que hay que añadir los choques transitorios en los primeros meses de 2019.

Con cifras ajustadas por estacionalidad, la actividad económica se contrajo 0.2% en el primer trimestre de 2019 respecto al trimestre previo, considerablemente por debajo avance previsto por el mercado de 0.3%, prácticamente borrando el avance del cuarto trimestre del año pasado.

En la rueda de prensa mensual del organismo, recordó que este resultado se dio en un entorno de alta incertidumbre, en particular por los choques transitorios en los primeros dos meses, como retrasos en la distribución de combustibles y bloqueos a vías férreas, entre otros.

Hacia delante, anticipó López Macari, factores tanto nacionales como globales podrían continuar afectando la actividad, al menos en el segundo trimestre del presente año.

Entre los primeros destacan los retrasos del cruce de mercancías en la frontera norte debido al cambio de políticas migratorias en Estados Unidos, las cuales han tenido un impacto significativo, según reportes.

Estos retrasos se dieron a conocer el 29 de marzo y se extendieron al menos al cierre de abril, mencionó el dirigente de los ejecutivos de finanzas. Adicionalmente, apuntó, las noticias negativas en materia comercial, como los desacuerdos entre China y Estados Unidos, implican una perspectiva más adversa para el crecimiento a nivel global.

Fernando López Macari resaltó la importancia que tiene la economía mundial en el crecimiento de México y, particularmente la de Estados Unidos que ya lleva 10 años creciendo cuando tradicionalmente después de cinco años se presentaba una recesión.

El Universal

Alerta Imef por fuga de capitales ante incertidumbre

Ciudad de México. De prolongarse la incertidumbre que prevalece entre los inversionistas y la población en general por la falta de “datos certeros” del gobierno federal sobre sus principales proyectos de infraestructura “se podría generar una fuga de capitales”, advirtió esta tarde Fernando López Macari, presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (Imef).

Al mismo tiempo anunció que el Imef redujo por segunda ocasión en el año su perspectiva de crecimiento económico para el país en 2019 al ubicarla en 1.4 por ciento, contra 1.5 por ciento de febrero y 2.1 por ciento de enero.

López Macari señaló que el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas están dentro de una polémica nacional donde ha faltado una comunicación adecuada del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador con los inversionistas, los mercados y la población sobre cómo se pretenden llevar a cabo en tiempo y costo, además de que “no escucha a los inversionistas”.

“Faltan datos certeros y eso confunde y genera un ambiente de polémica y de incertidumbre que permea en el sector financiero y económico de nuestro país y vemos cómo los inversionistas frenan los proyectos a la espera de más datos, más claridad y más certidumbre. Si la incertidumbre se prolonga podría generar una fuga de capitales”, dijo el especialista.

Señaló que “la paciencia (de los inversionistas) se puede agotar porque todo tiene un límite” y no pueden mantenerse en un impasse porque la peor decisión, es no decidir, ya que pueden perder dinero y costo de oportunidad.

A su vez, Ángel García-Lascurain Valero, presidente del consejo técnico del Imef, acotó que “la paciencia de los mercados está anclada en el equilibrio de las finanzas públicas. Mientras siga equilibrada y siga habiendo un superávit primario la paciencia de los mercados va a continuar. El límite que todos estos proyectos de infraestructura impacten a la estabilidad financiera del gobierno federal es cuando yo creo que los mercados van a reaccionar de manera diferente”.

México “un pescadito que se lleva en el río de la economía mundial”

Sobre el recorte en el pronóstico económico para 2019, López Macari enfatizó la importancia que tiene la economía mundial en el crecimiento de México y, particularmente la de Estados Unidos que ya lleva 10 años creciendo cuando tradicionalmente después de cinco años se presentaba una recesión.

Las cosas pueden mejorar en el segundo trimestre, dijo, pero si decae la economía estadunidense “no es necesario ser adivino para saber que habrá afectación en la actividad manufacturera, baja de empleos y en la generación de ingresos, divisas y la recaudación fiscal”.

La dinámica económica mundial y la de Estados Unidos es tan avasalladora que arrastra a México.

“No se puede dejar a un lado la perspectiva internacional que es un río que lleva un cauce y México es un pescadito que se lleva río”, sostuvo.

 

La Jornada

Por distorsiones internas, México no logra capitalizar el crecimiento récord de EU

Pero el temor de un menor crecimiento en el país vecino hacia 2020 complican más la posibilidad de que la economía mexicana se impulse.

El primer trimestre del año parece venir a quebrar una lógica inamovible: la correlación entre la economía de EU y la de México. Mientras la primera tiene su mejor rendimiento en 10 años, la segundo demuestra el peor de la última década.

Economistas consultados reconocen un debilitamiento en esta correlación ya que los factores internos mexicanos han tomado mayor fuerza. Ese es el caso para estos tres primeros meses del año, en donde las distorsiones locales no permitieron que el crecimiento récord en el país vecino tuviera mayor impacto en México.

Mientras en Estados Unidos su PIB creció en ese periodo al 3.2% -muy por arriba de la expectativa-, el de México mostró una variación de 0.2% frente al 2018. Y lo que más preocupó de este lado de la frontera, es que en el comparativo trimestral fue de -0.2%.

El crecimiento de Estados Unidos sí apoyó a la economía de México. Si ése hubiera sido menor, nuestro país hubiera tenido menores cifras”, destacó en diálogo con LPO Fernando López Macari, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“Lo que sucedió es que los factores internos fueron más fuertes que el impulso de Estados Unidos, pero hay elementos que evitaron un mayor desplome, por ejemplo, las exportaciones no estuvieron tan mal, aunque es un número moderado y también se vio el impulso en las remesas”, agregó por su parte Sergio Kurczyn, director de estudios de Citibanamex.

De acuerdo con Kurczyn, estos factores son la política fiscal, la monetaria, cuestiones extraordinarias y la incertidumbre que genera el cambio de Gobierno. En el primer rubro, preocupa la caída en el gasto público y la inversión; en cuanto a la monetaria, las altas tasas de interés, que comenzaron su ciclo alcista hace tres años, ya tienen sus efectos en la inversión y en el consumo que está desacelerando.

En cuanto a la incertidumbre, las políticas del presidente no dejan de ser cuestionadas, como ocurrió con el reciente anuncio de que la construcción de Dos Bocas estará a cargo de Pemex y de la Secretaría de Energía bajo la proyección -en contra de todos los pronósticos del mercado- de terminarla en tres años y con un presupuesto de 8,000 millones de dólares.

Finalmente, en cuanto a los externos en los primeros meses se enfrentó la crisis del desabasto de gasolinas, huelgas en el norte del país y bloqueos a importantes vías ferroviarias.

Lo cierto es que, aunque débil, la relación entre México y Estados Unidos sigue presente y por eso alerta la coincidencia de que se aproxima un enfriamiento en la economía del país vecino del norte e incluso existe en el escenario el riesgo de recesión. Aunque cabe el debate de cuándo comenzará a manifestarse.

Para José Luis de la Cruz, director del IDIC, ya hay rasgos de esta desaceleración y se observa principalmente por la parte industrial y alerta que en unos seis meses más estos menores datos podrían empezar a contagiar a la parte de empleo y consumo. Por su parte, Marco Oviedo, analista de Barclays, reconoce que la parte en donde más se vinculan ambos países, la manufactura, está rezagada.

Aunque para Oviedo y para el analista de Citibanamex, aún no observan estas señales de contracción, pero sí coinciden en que hay riesgos latentes, aunque se leen de distintas maneras. Por ejemplo, Oviedo se concentra en la persistente tensión en la relación comercial China- EU. “Pero pensamos que habrá un acuerdo y por lo tanto no deberíamos ver problemas. Incluso si se resuelve hacia fin de año, la economía de Estados Unidos aún podría resistir”.

Para Macari y Kurczyn, la debilidad de ese país se presentará hacia 2020 y eso deberá preocupar a México. “Se ve una cuerva de rendimientos. Hay que considerar que la economía de Estados Unidos ha crecido ya por diez años consecutivos y estos ciclos normalmente duraban cinco años”.

El analista de Citibanamex explica, por su parte, que su proyección no se apoya en los indicadores sino en el momento em que se terminen los efectos de la política fiscal implementada por Donald Trump. “Crecer al 3% está muy por arriba del potencial, que creemos que es del 2% y se explica por la reforma fiscal, basada en un mayor déficit fiscal y eso impulsa la economía”. En su pronóstico, este efecto se dejará de sentir al final de este año o al inicio de 2020.

“Los efectos de la política fiscal, la económica y la incertidumbre continuarán en México, pero se irán los extraordinarios, por lo que esperemos que la economía muestre mejores datos en los siguientes trimestres. Sin embargo, el gran reto es 2020, por que va a tener menor impulso por parte de Estados Unidos y las cosas no necesariamente van a mejorar”, alertó Kurczyn.

Y es que el pronóstico de este especialista está por la mitad de la promesa de AMLO, que apunta a un crecimiento promedio en el sexenio de 4%, con el pico más alto al cierre de éste en 6%. “Nosotros creemos que nos quedaremos abajo del 2% unos años más y con un pico de alrededor de 2.5%, con lo que el promedio del sexenio más bien estaría en 2%”.

 

La PoliticaOnline

Preocupa violencia reciente al IMEF

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) externó su preocupación por los recientes hechos de violencia, como los de Minatitlán, pues “pueden ser un síntoma de falta de Estado de derecho y afectar el crecimiento, las inversiones y el turismo”.

El presidente nacional del IMEF, Fernando López Macari, advirtió también que, de concretarse la probabilidad de que la economía de Estados Unidos entre en recesión dentro de 18 meses, afectaría las exportaciones mexicanas hacia ese país y desencadenaría un proceso recesivo en las finanzas de México.

Durante la rueda de prensa mensual del organismo, precisó que por ahora los ejecutivos de finanzas mantienen por tercer mes consecutivo en 1.5% su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana en 2019 y por segunda ocasión en 1.8 % para el año próximo.

Sobre los recientes hechos de violencia, como el asesinato de 13 personas en Minatitlán, Veracruz, consideró que más allá de sus implicaciones políticas o sociales, está comprobado que la seguridad es un detonador del crecimiento económico.

Informador.MX

Preocupan signos de posible recesión en EU: IMEF

La recesión económica que se pueda vivir en Estados Unidos (EU) y la incertidumbre sobre la situación financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex) podrían frenar más el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México, expusieron integrantes del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“Se tiene esa preocupación de que pudiera darse una recesión en EU en los próximos 18 meses, debido a que la curva de rendimiento se ha invertido y cuando esto sucede es señal de que se tendrá una recesión económica en los siguientes meses”, argumentó Mario Correa, vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, en conferencia de prensa.

Detalló que cuando la tasa de interés de los bonos de 10 años —que es el principal indicador del mercado— está por debajo del rendimiento de la tasa del bono de tres meses, eso quiere decir que hay una pendiente negativa y que por tanto se podría presentar una recesión.

Al respecto, Fernando López Macari, presidente nacional del IMEF, indicó que en los últimos 51 años, la curva de rendimientos se ha invertido en seis ocasiones y se ha traducido en seis recesiones económicas.

“La curva ha sido siempre una señal inequívoca de que se avecina una recesión. El pasado 22 de marzo, la curva se invirtió y se marcó el inicio de la cuenta regresiva para el siguiente episodio de recesión económica global”.

Correa indicó que para México, dicho escenario sería perjudicial, pues parte de su crecimiento económico depende de las exportaciones que realiza, especialmente a EU.

“Si EU se desacelera, México crece menos, lo cual también impactaría los ingresos de los que pueda disponer el gobierno”, aclaró.

A su parecer, esta posible recesión también se debe a los efectos de la reforma fiscal que implementó el presidente Donald Trump en el 2017, “los gastos sí están creciendo, pero los ingresos no, lo que hace que el déficit y la deuda estén aumentando”.

Macari refirió que aún con lo anterior, el IMEF mantiene una expectativa de crecimiento de 1.5% para el 2019 y de 1.8% para el 2020; mientras que para la inflación la redujeron a 3.80%, desde 3.83% que preveían en marzo.

La tasa de interés la modificaron de 8.25 a 8.13% para el 2019, mientras que para el 2020 la mantuvieron en 7.50 por ciento.

Esperan plan de negocios de Pemex
Ambos integrantes del IMEF coincidieron en que Pemex sigue siendo una fuente de incertidumbre para las finanzas públicas y la economía del país, por lo que están a la espera de que se presente el plan de negocios para que se tenga mayor certidumbre.

“Pemex sigue siendo una gran preocupación financiera, han postergado dar a conocer su plan de negocios con detalle para ver cómo van a enderezar la delicada situación de Pemex, sus pasivos son mayores a sus activos, lo que apuntaría a cualquier empresa hacia la quiebra”, señaló el presidente del IMEF.

Para Macari no es una buena idea que se utilicen los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios para salvar a Pemex, pues son recursos que se deben tener para cuando falten ingresos al gobierno.

Además, criticó que se insista en la construcción de la refinería Dos Bocas en Tabasco, a pesar de que hay estudios que demuestran su poca rentabilidad. “El riesgo de todo lo anterior es que las calificadoras internacionales degraden nuevamente la nota de Pemex y que ello pueda arrastrar también la calificación de la deuda soberana”.

El Economista

Megaobras, “imposibles” sin unión de IP y gobierno

De cara a los grandes proyectos de infraestructura que el gobierno federal tiene contemplados, como el Tren Transístmico, el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, Tabasco, y para que logren ser capitalizados y realizados, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) advirtió que no es posible llevarlos a cabo sin la unión de los recursos del gobierno y de la iniciativa privada. “La realidad es que los recursos que puede destinar el gobierno federal para el gasto en inversión son limitados y hay muy poco margen en las finanzas públicas para impulsar este tipo de proyectos, que son de una gran envergadura”, señaló el presidente nacional del IMEF, Fernando López Macari, en entrevista con MILENIO. Ante esto, destacó la necesidad de integrar inversionistas de los mercados nacionales y extranjeros, dándoles certeza y un esquema financiero que les permita invertir sus recursos y asegurar sus rendimientos en el largo plazo con un bajo riesgo, pues esto dará viabilidad a los proyectos. López Macari añadió que si estas condiciones se dan y se suma a una confianza del consumidor que está en niveles altos, se logrará un ambiente que llevará a una reactivación de la economía mexicana. Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) revelaron que con datos originales, la confianza del consumidor se ubica en 112.7 puntos, el quinto nivel más alto desde que el indicador se empezó a cuantificar, en abril de 2001. “Es una buena señal a los mercados que la banca y el poder Ejecutivo pudieran trabajar de la mano para lograr muchos de los planes que se quieren implementar”, expresó el presidente nacional del IMEF, y agregó que hay un espíritu de colaboración para tratar de cumplir con los marcos normativos y mantener la competitividad, en aras de dar mayor certidumbre jurídica al ambiente legal que rodea las operaciones bancarias para facilitar el otorgamiento de créditos y con ello activar el consumo y la economía. Adjudican estudios en L-A del Metro La empresa ADHOC Consultores y Asociados, que preside Aarón Dychter, obtuvo un contrato por 4 millones 94 mil pesos para actualizar los estudios de preinversión para la construcción de la Línea A del Metro en su tramo Chalco–La Paz. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes informó que la adjudicación se realizó tras un proceso de invitación a cuando menos tres personas, en el que participaron cinco consultoras. Dychter se ha desempeñado en diversos cargos en la administración pública federal; fue subsecretario de Transporte de la SCT de 1994-2006 y jefe de la Unidad de Inversiones en SHCP (1992-1994).

Milenio

El estimado de crecimiento para 2019 se redujo cuatro décimas de punto, de un rango de 1.5 a 2.5 por ciento a entre 1.1 y 2.1 por ciento

La presente administración envía una señal a los inversionistas de su compromiso con la disciplina fiscal y da una visión más realista del desempeño de la economía, con los ajustes realizados al marco macroeconómico en los llamados “Pre-Criterios”, destacaron ejecutivos de finanzas.

El presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Fernando López Macari, dijo que “se apegan más a la realidad” los ajustes a la baja que hizo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a sus pronósticos de crecimiento de la economía mexicana para este año y 2020
De acuerdo con el documento enviado el pasado lunes por la SHCP a la Cámara de Diputados, el estimado de crecimiento para 2019 se redujo cuatro décimas de punto, de un rango de 1.5 a 2.5 por ciento a entre 1.1 y 2.1 por ciento, mientras que el de 2020 bajó de una expectativa preliminar entre 2.1 y 3.1 por ciento, a entre 1.4 y 2.4 por ciento, es decir, siete décimas de punto.

“Creemos que estos criterios se apegan más a la realidad y con base en ellos el gobierno y los actores económicos del país necesitan tomar decisiones y ajustes, previendo estos efectos”, argumentó López Macari en entrevista con Notimex.

Señaló que los “Pre-Criterios” son más realistas que las previsiones planteadas por la Secretaría de Hacienda anteriormente, incluso el rango de crecimiento entre 1.1 y 2.1 por ciento para este año se acerca más a la previsión del IMEF, de 1.5 por ciento.

No obstante, precisó, este recorte en la expectativa económica también tiene un impacto en los ingresos presupuestales, por lo cual el IMEF espera que se hagan los ajustes pertinentes al gasto.

Lo anterior, para mantener la disciplina fiscal prometida por el Ejecutivo relacionada con lograr este año un superávit primario de 1.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y de no incrementar la deuda del gobierno mexicano.

Así, el dirigente de los ejecutivos de finanzas resaltó el compromiso de la Secretaría de Hacienda, incluido en los Pre-Criterios, de cumplir con las metas fiscales aprobadas por el Congreso de la Unión para este año.

“Eso es muy importante y manda una señal a los inversionistas adecuada de que el gobierno mantendrá una disciplina fiscal y financiera, y no endeudará al país o sobre comprometerá con impuestos adicionales la actividad económica”.

Es necesario fortalecer las relaciones entre los inversionistas, la iniciativa privada y el gobierno para activar los planes de negocio y de inversión, con los cuales se podrá sacar adelante a la economía del país.

Comentó además que con base en información estadística e histórica, el primer año de gobierno es de menor crecimiento que el año anterior, por lo cual si la economía creció 2.0 por ciento en 2018, se espera que la tasa para este año sea menor a eso, lo cual se ve reflejado en los llamados “Pre-Criterios”.

Este bajo desempeño de la actividad económica no es del todo imputable al gobierno mexicano, aclaró, ya que actualmente la economía global muestra indicios de desaceleración, en particular Estados Unidos, que es el principal socio comercial de México, lo que conlleva a que también la perspectiva económica del país se vea ajustada.

“Debemos entender que en la medida que la economía global se desacelere, la economía mexicana también se va a desacelerar. A esto tenemos que sumarle el efecto del primero año, asociado con la curva de aprendizaje del nuevo gobierno”.

El presidente del IMEF consideró que para que este gobierno cumpla su compromiso de crecer en promedio 4.0 por ciento durante el sexenio, es necesario que en los próximos cinco años la economía mexicana avance por arriba de esa tasa.

“Más allá de si es lograble o no, hay que reflexionar sobre lo que necesita hacer el gobierno mexicano y cuáles son las acciones que se pueden tomar para contrarrestar este efecto de manera inmediata”.

Por ello, afirmó López Macari, lo primero que hay que hacer es crear condiciones de certidumbre y confianza para los inversionistas, porque son estos los que tienen el mayor poder de activar la economía de México.

Si bien el gobierno federal está haciendo esfuerzos para lograrlo, impulsando diversos programas sociales y de infraestructura, esto es insuficiente para lograr que la economía crezca a tasas más altas. “Se requiere de la colaboración de la iniciativa privada y de la generación de inversiones de la iniciativa privada que pueda darle un sentido exponencial al crecimiento económico”.

También es importante fortalecer las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) y lograr que tenga un plan de negocios que convenza a los inversionistas y a los tenedores de la deuda de la empresa petrolera, así como mantener una disciplina fiscal en el gobierno, es decir, “no gastar más de lo que se ingrese”, añadió.

Amqueretaro

Empresarios harán frente común para apoyar continuación de ZEE

Candelario Robles/MÉRIDA
La Zona Económica Especial (ZEE) de Progreso no deberá desparecer, ya que ese proyecto detonará la economía local, la vocación tecnológica y la generación de empleos.
Por lo anterior, organismos industriales y empresariales cerrarán filas para promover junto con el Gobierno del Estado, que la Federación permita el desarrollo de ese plan con una figura diferente a la que se manejó en el proyecto inicial.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Alberto Abraham Xacur, comentó que el sector empresarial se sumó a la petición del Gobierno estatal de solicitar a la Federación que se concrete la ZEE de Progreso, por ser una propuesta que ayudará a dinamizar una industria especializada en la entidad, ya que es la única que estará destinada a captar inversión en tecnología.

“Esta iniciativa federal fue cancelada en otros estados porque hubieron personas que hicieron negocios con los terrenos, los cuales compraron más baratos y los vendieron a cantidades muy elevadas, pero en Yucatán no se dio esa situación”, aseveró.

Indicó que en la ZEE de Progreso estaba previsto que se instalaran empresas de investigación de inteligencia artificial, que tenían considerado ese polígono para instalar sus laboratorios y continuar con el desarrollo de sus innovaciones dentro de la industria 4.0.

La ZEE permitiría atraer alrededor de 500 empresas a largo plazo, con una inversión de tres mil 161 millones de dólares y una generación de más de 33 mil empleos, principalmente ingenieros y técnicos en mecatrónica, electrónica y tecnologías de la información, así como programadores.

El presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Fernando López Macari, señaló que la ZEE de Progreso no debe desaparecer, ya que es sin duda un proyecto detonante en general de la economía yucateca.

El dirigente empresarial recordó que ese plan tiene como vocación productiva la creación de tecnologías de la información, lo que ayudará al desarrollo de la región.

“Es un proyecto con muchas bondades, pues en un principio los estímulos fiscales fueron sus principales atractivos; ahora, si la administración federal abandona el proyecto, el Gobierno del Estado debe retomarlo porque es clave para el desarrollo de la Península”, acotó.

López Macari comentó que de concretarse el anuncio de la Secretaría de Hacienda, que busca desaparecer a nivel nacional el proyecto de las ZEE, y sí el Gobierno yucateco quiere continuar con este proyecto, tendría que buscar otros estímulos para los inversionistas.

“El puerto de Progreso debe ser un detonante del intercambio comercial y del turismo. No hay que olvidar que es más seguro transportar productos, además de que Yucatán tiene una Zona Económica Especial que no debe desaparecer”, concluyó.

Piden a empresarios no se echen para atrás

En nuevos tiempos de hacer política y de adaptabilidad a un nuevo gobierno el Instituto Mexicano de Ejecutivo de Finanzas (IMEF) pide a los empresarios no se echen para atrás.
Fernando López Macari, presidente del IMEF, expuso que hay un proceso de adaptación desde la entrada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República a la fecha.
“Hoy necesitamos entender los empresarios y financieros, que no solamente cambió el gobierno, sino cambió el sistema y el paradigma”.

Perspectiva económica
Es importante pensar en la nueva dinámica de este gobierno, la nueva forma de hacer política, la nueva forma de hacer gobierno, expuso Macari.
“Los actores económicos que son los que detonamos la inversión, podamos entender cuáles son las nuevas reglas del juego y aprender a jugarlas y participar en ellas”.
En el IMEF eso se está haciendo y se busca influir a través de los compromisos que ha hecho Andrés Manuel López Obrador y poner el conocimiento técnico en la mesa para ser utilizado de la mejor manera y enriquecer las propuestas.
A través de nuevas legislaciones, nuevas instituciones, planes de inversión infraestructura y todo en lo que sea posible participar, expuso el presidente del IMEF, pero alineado en los objetivos planteados por el presidente.
En el IMEF se pide a empresarios no se echen para atrás, México tiene mucho potencial, la nación no es comparable con otras economías de América Latina en donde ha habido catástrofes económicas, recesiones muy prolongadas, México es un país fértil para las inversiones.

El Diario de Coahulia

Fondo de Estabilización impactará en calificación de Pemex

Ciudad de México. El uso del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) para rescatar las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) tendrá un impacto en la calificación de la empresa productiva del estado y de la propia deuda soberana, consideró Federico Rubli, integrante del Comité indicador del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (Imef).

En conferencia de prensa destacó también que los resultados del primer trimestre del año muestran que la economía mexicana no crece lo suficiente para alcanzar la meta del gobierno federal de 2 por ciento al cierre de 2019. Por ello, sería un “síntoma de realismo” que la Secretaría de Hacienda y Crédito Públco ajuste su pronóstico de crecimiento en los Precriterios de Política Económica que está por darse a conocer.

Abundó en que es señal de incertidumbre la manera en que Hacienda busca que se adecuen las reglas para del FEIP sin que haya a la par un “plan sólido” de negocios detallado desde la empresa.

Se necesita apoyar a Pemex de una “manera más firme y severa y no sólo con una dádiva de 130 mil millones (…) La regla del Fondo es para compensar ingresos, pero no para solucionar un problema estructural como el que tiene Pemex (…) También está el fantasma de las calificadoras encima (…) lo peor es que el gobierno asuma la garantía”, aseveró.

El FEIP tiene una suma acumulada de 279 mil millones de pesos, equivalente a 1.2 por ciento del Producto Interno Bruto, mientras que la deuda de Pemex que vence este año por un total de 6 mil millones de dólares.

Por otro lado, abundó que el desabasto de gasolinas, las huelgas que se mantienen particularmente en maquilas del norte del país son factores que abonan al recorte. Pero el gobierno todavía le queda dar certezas a la inversión.

“Pasar del qué al cómo”, puntualizó Fernando López Macari, presidente del Imef. Pues hasta el momento no hay justificación suficiente de por qué construir la Refinería Dos Bocas, cómo funcionará la Fibre E para el Tren Maya.

“Hay mucha opacidad”, recalcó Rubli.

El indicador IMEF del entorno empresarial registró en marzo una desaceleración de 3.8 puntos y se ubicó en 50.2 unidades para el sector manufacturero, con lo que se mantuvo en zona de expansión por segundo mes consecutivo.

No obstante, de los siete componentes que integran el indicador IMEF, cinco registraron caídas que van de 6 a 4 por ciento menos, entre ellos ajustado por tamaño de empresa, nuevos pedidos, producción, empleo. “Hace meses que no veíamos un comportamiento negativo tan generalizado”, expuso Federico Rubli, integrante del comité indicador IMEF.

El indicador no manufacturero registra datos más positivos, destacaron los integrantes del Imef en conferencia de prensa. Se ubicó en 51.2 puntos, que registró un alza en todos sus componentes con excepción de la entrega de productos, que descendió 1.5 puntos.

La Jornada